El David de Miguel Ángel

Florencia posee una de las esculturas más famosas de todos los tiempos, esculpida por uno de los artistas más importantes del Renacimiento: el David de Miguel Ángel Buonarroti.
Esta escultura, de más de 5 metros de altura, fue un encargo de los responsables de la Opera del Duomo, la oficina de trabajos de la Catedral y varios miembros del gremio de los Mercaderes de la lana. El destino de la obra era decorar los contrafuertes externos al ábside de la Catedral. Habría doce esculturas en total. Miguel Ángel no fue el primero en acometer el encargo. Primero fue Agostino di Duccio, después Antonio Rossellino y, finalmente, Miguel Ángel, entre 1501 y 1503. Los tres trabajaron el mismo bloque de mármol de Carrara.

David de Miguel Ángel

David de Miguel Ángel


Esta escultura, de su época de juventud, representa al rey David bíblico en el momento previo a enfrentarse con el gigante Goliat, por eso este último no aparece. Es de bulto redondo, esculpida a cincel para ser vista desde todos los puntos de vista. El cuerpo de David es el de un hombre musculoso, en tensión, preparado para el combate. Su cuerpo presenta un ligero contrapposto, para dar sensación de movimiento, con partes del cuerpo en tensión con otras relajadas, semejante a las esculturas del clasicismo griego. El rostro muestra tensión contenida, que anticipa la llamada terribilitá, la determinación a realizar una acción de forma inminente. Todo el cuerpo está, finalmente, bien pulido para resaltar los valores lumínicos y táctiles.
Miguel Ángel terminó el David cuando contaba 29 años. Por su insistencia, logro que se colocase en la Plaza de la Signoria, frente al Palazzo Vecchio. Actualmente se encuentra en la Galería de la Academia.
Al igual que pasó con la Piedad del Vaticano, el David sufrió un atentado en 1991, cuando un hombre destruyó un dedo del pie izquierdo a martillazos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *